sábado, 21 de marzo de 2009

El dedo

Un hombre pobre se encontró en su camino a un antiguo amigo. Éste tenía un poder sobrenatural que le permitía hacer milagros. Como el hombre pobre se quejara de las dificultades de su vida, su amigo tocó con el dedo un ladrillo que de inmediato se convirtió en oro. Se lo ofreció al pobre, pero éste se lamentó de que eso era muy poco. El amigo tocó un león de piedra que se convirtió en un león de oro macizo y lo agregó al ladrillo de oro. El amigo insistió en que ambos regalos eran poca cosa.

-¿Qué más deseas, pues? -le preguntó sorprendido el hacedor de prodigios.

-¡Quisiera tu dedo! -contestó el otro.



-Feng Meng-lung-

9 comentarios:

ScrinS dijo...

Me gusta mucho tu blog, la selección de relatos que haces.
Lo he descubierto por Malia "Conviviendo con mi otro yo" también un blog magnífico.
No veo como seguirte, con tu permiso pondré el enlace en el mío.
Este relato a mi me va que ni pintado yo también le hubiera pedido el dedo, no crees?
Un abrazo

Dante dijo...

¡Bienvenida al blog ScrinsS!
Muchas gracias por tus palabras.
Qué suerte conectar a través de otros blogs.
No tengo puesta la opción de seguir blogs en mis dos espacios (éste y monstruos invisibles) porque en el segundo no me cabe en espacio del diseño de las cosas que tengo puestas, jejeje. Yo también te enlazo y ahora me pondré a leer tu blog, que seguro que me interesa.
El dedo siempre es el mejor deseo. Es como si un genio en una lámpara te dice que te concederá un deseo. El que pediría yo sería: "Quiero que me concedas infinitos deseos". Así nunca me dejaría nada en el tintero, XD.
¡Un abrazo!

malia dijo...

Me alegra esta conexión, los dos blogs me encantan^^

El dedo... este post Dante me ha gustado especialmente porque nuevamente invita a reflexionar sobre la condición del ser humano y nuestras demandas... no nos conformamos con algo, pedimos siempre más, y a poder ser, si está a nuestro alcance la elección, pedimos TODO... nos de tiempo a disfrutarlo y a apreciarlo o no... y jeje, me incluyo, soy tb débil, también hubiera pedido el dedo^^

Abrazos a los dos.

Dante dijo...

Las conexiones entre blogs conforman las raíces de un gran árbol virtual.
Las ansias por querer alcanzar el todo absoluto es algo indisoluble en nuestra mente, y cuando lo tenemos queremos más. La codicia no conoce límites. No valoramos lo que tenemos.
Yo también pediría el dedo, sin dudarlo un momento. El mito del rey Midas reelaborado de forma magistral.

jm dijo...

Al final todo el mundo quiere tener la gallina de los huevos de oro.

Amapola... dijo...

Me encanta tu enfoque, no es oportunista, simplemente es realista...
Yo también voy a enlazar mi blog con el tuyo para no perderlo de vista... Me gusta mucho...
Te seguiré leyendo...

Besos!

Dante dijo...

-Jm, siempre hay que abastar lo inabarcable. Como dices, en este caso, la gran gallina de los huevos de oro.

-Amapola, ¡bienvenida al blog! y muchas gracias por tus palabras.
Yo también te agrego y me pasaré por tu blog a ver qué se cuece.
¡Muchos besos!

g dijo...

pues que se que se quede con el dedo y al cumplirse todos sus deseos se quede sin nada que desear.

Dante dijo...

Claro, ésa puede ser una de las alternativas a un final de una situación como ésta. Muy aguda tu opinión.