martes, 5 de agosto de 2008

Un mundo en el que los hombres nacieran viejos y fueran rejuveneciendo más y más hasta convertirse en niños, cada vez más traviesos, que acabaran encerrados en una botella donde, al cabo de nueve meses, perdieran totalmente la vida después de haber empequeñecido tanto que uno pudiera engullir diez Alejandros en un pan con mantequilla. Las jóvenes de cincuenta a sesenta años disfrutarían particularmente educando a las reducidas ancianas en botellas.




-Georg Christoph Lichtenberg, del libro Aforismos-

2 comentarios:

gisela dijo...

No sé dónde escuché que woody allen dijo que el mundo sería maravilloso si naciéramos siendo viejos y muriéramos en un tremendo orgasmo

Dante dijo...

Curiosa referencia. Ahora mismo no caigo en qué película se dice esa frase, ya la buscaré jejeje. Es también una nueva idea sobre la involución como evolución y, sino, mira el corto "La ruta natural":

http://monstruos-invisibles.blogspot.com/2008/02/in-media-res.html